Alto potencial para el procesamiento frutícola en Misiones

Procesamiento de frutaEl clima y las características productivas generan un escenario muy ventajoso para las frutas en esta provincia. Es vital generar un sistema integrado de producción y comercialización para que el desarrollo sea exitoso y genere confianza en nuevos inversores. Sin duda la fruticultura es una de las actividades productivas que mayor potencial presenta para el desarrollo socio-económico de Misiones.

Considerando las adecuadas condiciones edafoclimáticas que tiene la provincia para propiciar la producción de diferentes especies de fruta, sumado a las características productivas de los frutales (perennes y de tipo intensivo) que hacen viable su producción en un sistema de uso de la tierra en pequeñas superficies, acorde con la realidad parcelaria de la provincia, generan un escenario muy favorable para fomentar esta actividad como promotora del desarrollo rural en la región.

Sin embargo distintos factores no han propiciado su consolidación, a excepción de los cítricos, como una actividad productiva de escala. Si bien la provincia posee ventajas naturales para la producción de un amplio abanico de frutas, por si solas no son suficientes.

Para promover la competitividad y sostenibilidad de la cadena frutícola a largo plazo es vital generar un sistema integrado de producción y comercialización, de modo que productores, inversores, empresarios, y demás integrantes de la cadena, encuentren en la fruticultura una actividad productiva en la cual puedan destinar recursos financieros con mayor seguridad de éxito para generar crecimiento económico y empleo rural en el marco de una estructura socio-económica más equitativa.

En este contexto, la generación y transferencia de conocimientos y tecnologías es un factor preponderante e indispensable como base fundacional para afirmar toda actividad productiva.

En el año 2012 el equipo de trabajo de la EEA Cerro Azul del INTA Misiones pudo encarar el trabajo de investigación y transformación con mayor contundencia gracias a la Iniciativa de Transferencia de Innovación (ITI) – Planta Piloto Polivalente para el Procesamiento de Frutas, del Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP), programa de la Unidad para el Cambio Rural (UCAR) del Ministerio de Agroindustria de la Nación. Además, se conformó la Asociación Ad hoc A.D.FRU.M. (Asociación para el Desarrollo de la Fruticultura Misionera) de la cual participan diferentes entidades, entre ellas la Cooperativa Alto Uruguay Ltda., la Cooperativa Yerbatera y Tabacalera Ltda. Rincón de Bonpland, el Ministerio del Agro y Producción de la Provincia, la Escuela Agrotécnica Eldorado, la Fundación DINCyT, el INTA y su Cooperadora.

El desarrollo de la agroindustria transformadora de frutas es fundamental para consolidar una fruticultura competitiva. El mercado de esta producción exige cada vez mejor calidad, por lo que la transformación de fruta cumple un importante rol ya que mucha de ella, por tamaño, color, o daños tendría un destino estable que antes no tenía.

Actualmente, en la planta piloto se está trabajando sobre dos líneas de productos, las pulpas de fruta, y los jugos de fruta. En el caso de las pulpas se busca obtener productos estables para su conservación a temperatura ambiente. Para éstos se están utilizando envases flexibles tipo doypack, que permiten una fácil manipulación y mayor practicidad comparados con los que actualmente se encuentran en el mercado.

La idea de impulsar este producto surgió a partir de la observación de que en el mercado nacional las pulpas que no tienen cadena de frío, generalmente y casi en su totalidad, se comercializan en latas, pero estos envases tienen muchas desventajas con respecto a los envases flexibles.

Se debe destacar que los productos que se están desarrollando en la planta piloto son completamente genuinos de cada variedad de fruta; esto es importante de mencionar ya que ciertas pulpas de fruta en el mercado nacional muchas veces no son lo que dicen ser. Algunas indican que son de mango o maracuyá, pero en general son de papaya u otra fruta que con el agregado de saborizantes, colorantes y aromatizantes intentan imitar las características organolépticas de la fruta que figura en la etiqueta. Si bien aún quedan muchos factores por ajustar, ya se han obtenido resultados satisfactorios en relación a algunos productos (pulpa de maracuyá, ananá y uva).

Se debe tener en cuenta que el consumidor no sólo demanda fruta fresca sino también productos procesados. Esta demanda se ha incrementado en los últimos años por el cambio en los hábitos de consumo, y en muchos casos la comercialización de algunos productos supera la rentabilidad obtenida en comparación con la venta de fruta fresca.

Es importante destacar que un producto industrializado presenta un horizonte más amplio de tiempo para su comercialización, lo cual no es menor considerando que muchas especies de fruta mantienen su calidad postcosecha por un corto periodo de tiempo. De esta forma no sólo se aprovecharía el potencial de producción agregando valor al producto y generando mayores ingresos, sino que con la industria se consolida la producción de frutas.

Jugos de fruta

Con respecto a los jugos de fruta se está trabajando principalmente sobre el jugo de uva. El mismo presenta características distintivas por obtenerse a partir de la especie Vitis labrusca, otorgando un mejor equilibrio de °Brix/acidez, mayor aroma y sabor en comparación con los obtenidos a partir de Vitis vinífera.

Los productos obtenidos no tienen ningún aditivo ni conservante agregado y presentan una vida útil mayor a los 12 meses. Sobre el futuro comercial de estos productos se puede considerar que hay muy buenas perspectivas.

Si bien todavía se debe realizar el estudio de mercado y las pruebas de comercialización, diferentes empresas distribuidoras, como así también industrias que utilizan pulpa o jugo de fruta para elaborar sus productos, se han contactado para ver la posibilidad de obtener muestras de los productos desarrollados y analizarlas.

Es importante considerar que la planta piloto no persigue fines comerciales propios, sino la finalidad de desarrollar e innovar con diferentes productos y especies de fruta, para que con la información técnica generada en base a los procedimientos de procesamiento, sumada a toda la información de mercado y canales de comercialización que se pueda obtener, las cooperativas, productores asociados y/o inversores, cuenten con las herramientas necesarias para analizar la factibilidad de montar industrias similares o de mayor escala y así generar nuevas unidades de negocio; en fin, un lugar que funcione como núcleo de desarrollo tecnológico para la agroindustria procesadora de frutas en la región.